¿Cuándo se debe hacer una endodoncia?


La endodoncia es el tratamiento odontológico que tiene por objetivo curar las caries extensas que han afectado el tejido pulpar del diente. La endodoncia también se realiza en dientes fracturados por algún traumatismo o con una infección importante. La pulpa del diente es la parte que contiene los vasos sanguíneos y nervios, el centro de la raíz, y comunica el diente con el hueso. Si una caries afecta la cámara donde se encuentra el nervio, la única forma de salvar el diente sin extraerlo es con un tratamiento del conducto radicular.


La endodoncia, conocida popularmente como “matar el nervio”, es el tratamiento necesario cuando la pulpa dental se inflama o se infecta. Una caries profunda o una lesión en la superficie del diente pueden ocasionar graves daños e infecciones en los nervios y vasos de la pulpa. La endodoncia o tratamiento de conductos consiste en limpiar la cámara pulpar, así como los conductos infectados y colocar después un material de obturación para sellar esos espacios que fueron previamente limpiados y desinfectados. De esta forma, el diente se prepara para ser restaurado y, en algunos casos requerirá colocar una corona para una mejor estética y funcionalidad. Cuando la pulpa del diente está afectada, los síntomas más frecuentes son un dolor intenso y espontáneo, una sensibilidad prolongada al frío o al calor, el cambio de color del diente, inflamación y molestia en la encía de alrededor del diente afectado. Sin embargo, en algunas ocasiones estos síntomas pueden no presentarse y esta afectación tan solo puede detectarse con una radiografía realizada en el centro dental.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada